Las herramientas que nos proporciona el Coaching  y sus estrategias de comunicación aplicadas a la interacción con el cliente a la salud, son un potencial recurso para conseguir cambios positivos en la implicación y actitud del paciente y sus familiares en los procesos de enfermedad.

Facilita que el paciente pase, de ser un actor pasivo e insatisfecho  con la situación que le afecta, a ser una persona autónoma y responsable de sus propios cuidados a la vez que proactiva hacia las indicaciones del especialista para llegar al objetivo propuesto, la disminución de los tiempos de hospitalización, del proceso de enfermedad y como consecuencia la oportunidad de conseguir una notable  mejoría de su calidad de vida durante el proceso.

Los profesionales de la salud necesitan más herramientas y habilidades de comunicación con el paciente y sus cuidadores para ayudarles a que realicen cambios, no solo de conducta sino de actitud y pensamientos, que en definitiva son el motor para comportarse de forma distinta en cuestiones de salud. Saber manejar estas herramientas  ayudará de manera considerable a que el proceso sea más fluido entre las partes, más llevadero para las partes. Como consecuencia también,  una menor carga de estrés laboral en el personal sanitario derivada de  la pasividad del paciente y la falta de compromiso con el proceso de aceptación y recuperación.

Además este desarrollo de  habilidades  pueden ser aplicadas a otras áreas como a la laboral (comunicación con los compañeros de equipo), la personal (pareja e hijos) y la social (amigos).


ü Conocimiento de las competencias de los celadores, en las diferentes dependencias, y de las técnicas para el desarrollo de su trabajo.


Aprendizaje de las herramientas principales del libre office

Las instalaciones y equipos son los activos tangibles sobre los que se sustenta el desarrollo de las actividades sanitarias que se realizan en un centro hospitalario. El correcto estado de funcionamiento de las mismas es condición necesaria aunque no suficiente de la calidad del servicio sanitario.  Los esfuerzos del mantenimiento deben estar enfocados a conseguir el objetivo de asegurar la disponibilidad de instalaciones  y equipos a un coste optimo.

Este curso presenta una introducción a los procesos de mantenimiento y a las instalaciones  de un centro hospitalario, así como un repaso de los procedimientos de trabajo de las operaciones  de mantenimiento y conservación.

Conocimiento y manejo de la aplicación.

ü    Conocimiento de las competencias de los celadores, en las diferentes dependencias, y de las técnicas para el desarrollo de su trabajo.


La Ley 4412003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias,

establece en el primer párrafo del punto 2 de su artículo 11 que las Administraciones sanitarias, en

coordinación con las Administraciones educativas, promoverán las actividades de investigación y

docencia en todos los Centros Sanitarios, como elemento esencial para el progreso del sistema

sanitario y de sus profesionales.

            En virtud del acuerdo de incorporación de la Adenda al Convenio Marco entre la Consejería

de Salud y de Educación y Ciencia y las Universidades de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada,

Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla, para la utilización de las instituciones sanitarias en la investigación

y la docencía referente al nuevo modelo para la formación practico clínica de 18 de marzo de 2008;

así como, del protocolo de acuerdo entre la Consejería de Salud, el Servicio Andaluz de Salud y la

Universidad de Huelva, de 7 de noviembre de 2014, se convocaron y designaron los Tutores Clínicos para las asignaturas de Prácticas Externas del Grado de Enfermería. En los Distritos Sanitarios de Atención Primaria Huelva - Costa y Condado - Campiña está designación se realiza por primera vez en el primer cuatrimestre de 2017. Se hace necesario por tanto, la formación de estos profesionales de Enfermería para que puedan adquirir las competencias necesarias como tutor/a clínico.

            La realización de prácticas clínicas del alumnado del grado de Enfermería en Atención Primaria de Salud resulta fundamental para la preparación de la vida profesional.

            Los centros sanitarios y en este caso los profesionales de Enfermería asumen las tres funciones de la actividad profesional; asistencial, docente e investigadora.

            Las y los tutores clínicos son los profesionales encargados de la formación práctico-clínica en los centros sanitarios, convirtiéndose en los modelos referentes para el alumnado. Son los encargados de transmitir y compartir,  conocimientos, habilidades y actitudes, pero sobre todo, los valores que impregnarán la futura práctica profesional.

            El papel del tutor o tutora no debe limitarse solo a la transmisión de conocimientos o entrenamiento técnico en habilidades. Implica el desarrollo de funciones cognitivas (adquisición y uso de conocimiento para resolver problemas reales), integradoras (uso simultáneo de datos biológicos, psicológicos, sociales, culturales a lo largo del razonamiento clínico), relacionales (comunicación efectiva con pacientes, familiares, colegas…) y éticas (voluntad y empatía emocional para usar estas habilidades de forma juiciosa y humanista). La competencia clínica debería facilitar  la capacidad para manejar situaciones ambiguas, tolerar la incertidumbre y la toma de decisiones con información limitad, como son la mayoría de situaciones clínicas a las que se enfrentan los profesionales.

            Cada uno de los profesionales de enfermería que se incorporan a la tutorización de las prácticas clínicas en Atención Primaria del alumnado de Enfermería, proviene de escenarios similares con características propias. Por ello, se hace imprescindible, facilitar la adquisición de las competencias necesarias para la realización homogénea de la actividad docente. 

            Un aspecto fundamental en la tutorización de las prácticas es el proceso de evaluación del alumnado, que precisa de una competencia específica para su resolución adecuada.

            En este contexto se promueve la realización de este curso.

 


La Escuela de Espalda es un programa educacional para el personal del Hospital Infanta Elena, cuyo objeto es el de promover estrategias para prevenir lesiones de espalda o, al menos, minimizar sus consecuencias. 
La formación tiene un marcado carácter práctico a través del cual el alumno experimentará los conceptos teóricos aportados durante la formación.
Los inscritos dispondrán a traves de la plataforma de toda la materia del curso tanto a nivel teórico como audiovisual , optimizando las horas de formación .
El programa formativo de Escuela de Espalda, por su carácter preventivo y sus resultados, son una de las contribuciones más importantes del siglo XX en el ámbito educativo de la ergonomía, desarrollando habilidades que evitan, reducen o previenen episodios de dolor de espalda tanto dentro como fuera del trabajo.
El curso constará de formación presencial (40%) y on line (60%), para una mejor adquisición de conocimientos, finalizando con un taller práctico de todo lo impartido.